Publicado el

Sony Xperia Z3 Compact: análisis y experiencia de uso

Sony Xperia Z3 Compact_014

El tamaño, uno de los dilemas a la hora de escoger un smartphone hoy en día. Los fabricantes han optado por aumentar las pulgadas al mismo ritmo que las especificaciones hasta el punto en que si quieres un teléfono de gama alta, casi no tienes más remedio que acabar con un modelo de 5 o más pulgadas. ¿Recordáis cuando las 5.3 pulgadas del Note original nos parecían un despropósito?.

Llegó la moda de los “minis”, hermanos gemelos de los topes de gama en una versión reducida. Eso sí, gemelos porque su estética era casi calcada a la de sus mayores, no porque tuviesen las mismas características técnicas. Se reducía el tamaño, sí, pero no estaban a la altura de la gama alta, sino que iban directos a la media. Así, hasta que llegó Sony con su familia Xperia Z Compact.

Compact, que no mini, un nombre más adecuado para un smartphone que conserva toda la potencia de Z de mayor tamaño, pero con unas dimensiones más ajustadas y acordes a lo que algunos usuarios demandan. Con el Xperia Z2 presentado en el MWC 2014 no hubo Z2 Compact, sin embargo el Z3 no llegó sólo en IFA 2014, le acompañó el Sony Xperia Z3 Compact. Pequeño pero matón.

Sony Xperia Z3 Compact_013

Review del Sony Xperia Z3 Compact

Ya lo vimos con el Xperia Z3, Sony ha decidido seguir fiel a su estilo, con un diseño muy elegante y de calidad que tanto lleva usando en los últimos años (y ya no sólo en su gama alta). En el caso del Xperia Z3 Compact los cambios con notables, principalmente por su tamaño, ya que crece hasta unas agradecidas 4.6 pulgadas (desde las 4.3 del Z1 Compact), pero sin que ello afecte a su tamaño.

Como siempre, empezamos repasando los componentes del “pequeño” Z3. Como decía, la pantalla sube hasta las 4.6’’, manteniendo la resolución HD (720×1280) ofreciendo así una densidad de 319ppi y además ayudando a alargar su batería, que tiene una capacidad de 2600mAh.

Características del Sony Xperia Z3 Compact

  • Procesador Qualcomm Snapdragon 801 (MSM8974AC) QuadCore a 2.5GHz
  • 2GB RAM
  • Pantalla de 4.6 pulgadas HD 319ppi
  • 16GB de almacenamiento + ranura para tarjeta micro SD
  • Cámara trasera de 20MP con Sensor Exmor RS / Frontal de 2MP
  • Altavoces estéreo con cancelación digital de ruido.
  • 16GB de almacenamiento + ranura para tarjeta micro SD
  • Conectividad NFC y MHL 3.0, 4G LTE
  • Certificación IP68: Resistencia al agua y al polvo.
  • Disponible en los colores blanco, negro, naranja y verde
  • Android 4.4 KitKat + capa Sony
  • Batería de 2600mAh
  • 127 x 64.9 x 8.65 mm
  • 129 gramos

Sony Xperia Z3 Compact_002

En su interior, componentes “top”, nada de hardware menos potente para el modelo Compact; en él encontramos piezas del más alto nivel, a la altura de los flagships actuales. En concreto, un procesador Qualcomm Snapdragon 801, con la GPU Adreno 330 y acompañado de 2GB de RAM (el único punto en que se diferencia del Z3 “normal”, que monta 3GB). De almacenamiento interno tenemos 16GB aunque podremos ampliarlo mediante tarjetas microSD.

En el apartado fotográfico el Z3 Compact monta un sensor 1/2.3′ de 20.7MP y apertura f/2.0, mientras que la frontal se limita a 2MP. En cuanto al software, como es de esperar en un smartphone de gama alta y recién llegado al mercado, tenemos Android 4.4.4 KitKat pero personalizado por la capa de Sony, misma que hemos visto en otros de sus modelos y que incorpora algunas funciones extra sin perjudicar al rendimiento.

Sony Xperia Z3 Compact_004

Diseño y construcción del Xperia Z3 Compact

Pasamos ahora a echar un vistazo al apartado estético. A primera vista, el Z3 Compact mantiene la esencia que ha lucido la gama Xperia en los últimos años: formas cuadradas y cristal como material predominante tanto en el frontal como en la parte trasera, sin embargo, de la anterior generación a esta el diseño ha sido retocado, por suerte para mejor.

Esos bordes marcados que podían hacernos tener una cierta inseguridad al agarrar el terminal han desaparecido, dejando paso a marcos más redondeados de material plástico semitranslúcido. En ellos tenemos, en la parte derecha, el botón de encendido y volumen (a mi gusto demasiado juntos) y uno dedicado para la cámara, que siempre se agradece; todos tienen un gran tacto y recibimos buen feedback al pulsarlos. En la parte superior está la entrada jack de 3.5mm junto con un micrófono, que se complementa con otro en el marco inferior.

A simple vista, en el marco izquierdo sólo vemos los contactos para colocarlo sobre un accesorio o dock, sin embargo, vemos mucho más al abrir las distintas tapas que esconden los puertos y ranuras para tarjetas. El motivo de esas tapitas es, claro, la resistencia al agua y polvo para del Xperia Z3 Compact. La certificación IP ya es casi una costumbre en los modelos del fabricante japonés, y en este caso es IP68.

Sony Xperia Z3 Compact_015

Si retiramos las protecciones que mantienen la estanqueidad del terminal (recordemos que el jack de 3.5mm no es necesario protegerlo), veremos el puerto microUSB de carga, el hueco para la microSD y el slot para la tarjeta SIM, que en este caso es de tamaño nanoSIM. Ya lo hemos repetido en más de una ocasión, quizá no vayamos a utilizar el teléfono bajo el agua, pero la resistencia al líquido elemento se hace cada vez un factor más presente en la gama alta (o en la media, como en el M2 Aqua) y al menos nos da una seguridad extra al saber que si nos pilla la lluvia o se nos cae a la piscina, no ocurrirá nada (siempre que todas las tapas estén bien cerradas).

El frontal no tiene mucho misterio, en él domina el cristal negro bajo el que se esconde la pantalla, la cámara frontal, el LED para notificaciones y los sensores, que quedan disimulados en la versión negra. Esta vez, Sony ha incluido un doble altavoz frontal, algo que siempre se agradece al ver vídeos o escuchar música, el problema es que, pese a tener una buena calidad de audio, su volumen queda por debajo de modelos como el One M7/M8 o el nuevo Moto X.

Ya en la trasera, casi podríamos confundirlo con modelos anteriores, los cambios son mínimos. Una lámina de cristal, con la cámara y el flash en la esquina superior izquierda y los logos de Sony, el NFC y Xperia. Un punto negativo, que también ocurre en el resto de smartphones con este acabado, es su facilidad para rayarse. Es muy muy sensible y con el simple uso diario, aun llevando cuidado donde lo apoyamos, veremos al poco pequeñas rayas y marcas.

Sony Xperia Z3 Compact_006

La construcción es realmente buena, el Z3 Compact es un bloque en la mano y esa mejora en los marcos ayuda a una mejor ergonomía. Su tamaño está muy bien conseguido, por fin se han reducido un poquito los marcos, con lo que han conseguido meter 0.3 pulgadas más en el mismo espacio y al mismo tiempo el grosor ha bajado hasta los 8.65 milímetros, que pese a no ser el más delgado, es muy cómodo en la mano.

Personalmente, soy de los que prefiere un dispositivo más grande, pero debo decir que utilizar diariamente es una gozada. Como ya imaginaréis, transportarlo en el bolsillo del pantalón no es problema alguno y utilizarlo a una mano es completamente posible, llegado a todos los extremos de la pantalla (aunque dependerá de la mano, claro).

Pantalla, 720p pero más grande

Además de la RAM y la capacidad de la batería (por razones de espacio obvias), el apartado en el que se diferencian el Xperia Z3 y su versión Compact es que este último monta, de nuevo un panel IPS LCD con resolución 720p (HD 720X1280). Quizá para algunos pueda ser un poco chasco que no se haya incluido un FullHD, pero con ese tamaño tampoco es que lo echemos en falta.

Sony Xperia Z3 Compact_011

En las 4.6 pulgadas una pantalla HD dan una densidad de píxeles de 319ppi y realmente se ve genial. Con la tecnología Triluminos y X-Reality de Sony (que podemos activar o desactivar al gusto desde los ajustes) los colores se muestran muy vivos, las imágenes lucen realmente vistosas, así como el texto, aunque este tamaño no sea el más indicado para largas lecturas.

El nivel de brillo es alto, no tenemos quejas en ese sentido, es más que sobresaliente en interiores, de hecho creo que no lo he llegado a utilizar al máximo en esa situación nunca, mientras que en exteriores, si lo ponemos en automático el sensor trata de adaptarse a la situación pero es complicado. Fijándonos a plena luz del Sol podemos ver casi cualquier cosa, pero vamos, en la media del resto, no es que destaquen en este punto. Por su parte, el brillo mínimo está muy bien y se agradece si utilizas el smartphone en condiciones de baja o pobre iluminación.

Sony Xperia Z3 Compact_003

Por cierto, los ángulos de visión son muy buenos, no hay clareos al mirar el terminal desde diferentes ángulos, atrás quedaron esos paneles TFT con tremendos colores lavados. Para aquellos que busquen el mínimo ajuste de color, desde los ajustes tendréis acceso a la configuración del balance de blancos y otras opciones.

Cámara, progresa adecuadamente

En el Z3 Compact encontramos una cámara clavada a la del Z3 normal, modelos en los que se repite el sensor Sony Exmor RS de 20.7MP que debutó en el Z1. Su apertura es f/2.0 y el salto de calidad con respecto al primer Z1 Compact es más que obvio. Eso sí, pese a esos 20.7MP, la cámara limita las tomas a 8MP en el modo automático, de forma que si queremos disfrutar de la máxima resolución hay que recurrir al modo Manual, en el que tendremos ajustes fotográfico avanzados.

Sony Xperia Z3 Compact_007

Con buena luz, los resultados son muy buenos. Tomas definidas y con colores correctos, aunque en el modo automático tiende siempre a tirar más de ISO, aumentando el ruido y a variar los colores, algo que se puede controlar mejor usando el manual. Del mismo modo, cuando cae la luz o estamos en ambientes con peor iluminación, el ruido aparece para tratar de corregir la falta de luz, haciendo que se pierda detalle.

Como decía mi compañero Danny en su análisis del Xperia Z3, el principal problema de Sony sigue estando en el post-procesado de las imágenes, momento que marca la diferencia y por el cual los japoneses no consiguen alcanzar a otros fabricantes que incluso utilizan sus mismos componentes.

Aun así, la cámara del Z3 Compact se encuentra entre las mejores y más equilibradas del panorama Android. Además, detalles como el botón de disparo físico en el marco (que si se mantiene apretado durante de unos segundos da acceso rápido a la app de cámara) siempre se agradece.

Por su parte, el Z3 Compact es capaz de grabar vídeo hasta en calidad 4K y slow motion de 120fps a 720p. A continuación podéis ver una galería de fotos tomadas con él, a máxima resolución en este enlace:

Experiencia de uso

Poco se puede de un smartphone como este, por muy pequeño que nos parezca, su rendimiento no deja indiferente a nadie, es todo un gama alta. El Snapdragon 801 y los 2GB hacen su trabajo a la perfección, no hay amago de lag, ni nada parecido. Todo es fluido, todas las apps y herramientas se abren casi al instante.

Navegar, redes sociales, leer feeds, jugar… cualquier uso es posible para este Z3 Compact, nada se le resiste, por eso en ese sentido es genial para aquellos usuarios que busquen la máxima potencia, sin tener que recurrir a grandes teléfonos. Como decía al comienzo, funciona bajo Android 4.4.4. KitKat, es decir la última versión del sistema oficial, a falta de que llegue la versión final de Android Lolliopop, para el que tiene actualización asegurada.

Sony Xperia Z3 Compact_012

Como en otros modelos de su catálogo, Sony incluye su capa de personalización que, personalmente, no me disgusta. Soy fan de Android en su versión stock pero hay que reconocer que el nivel de optimización alcanzado por Sony para su capa a llegado a buen nivel. No hay cortes, ni ralentizaciones, además añade pequeños extras como la posibilidad de abrir ventanas flotantes con la calculadora, el navegador… pese a que una pantalla de estas dimensiones no se disfruten al máximo.

interfaz z3 compact sony

Entre el resto de software de Sony que se incluyen están la galería Álbum, Walkman, Películas, asistentes para hacer backups, TrackID para reconocer canciones, Xperia Lounge…. todas viejas conocidas pero con un buen rendimiento y se actualizan muy frecuentemente para mejorar.

En fin, el rendimiento y experiencia de uso que ofrece el Sony Xperia Z3 Compact está a la altura de los mejores y si prefieres otra estética más stock, siempre puedes recurrir a Google Play y personalizar tu Android como te dé la gana. Por cierto, si eres usuario de PlayStation debes saber que PS4 Remote Play también será compatible, por lo que podrás jugar continuar jugando a la consola en cualquier lugar de casa.

Sony Xperia Z3 Compact_010

Benchmark y test de rendimiento

Como es habitual, aquí os dejamos los resultados obtenidos por el Sony Xperia Z3 Compact en los test de rendimiento. Una vez más, repetimos que estos benchmarks no sirven de mucho ya que sólo son números y no representan la experiencia real que obtiene el usuarios, aun así podéis ver como AnTuTu, Vellamo y Quadrant dejan en buen nivel a este modelo, entre los de su tipo.

Batería, una gran autonomía

2600mAh, una cifra nada destacable hoy en día, en la media diría, pero una vez más se demuestra que los números no lo son todo. La autonomía del Z3 Compact es tremenda. No, no te va a durar tanto como un Nokia 3310, pero sin duda es una de las más optimizadas de la actual remesa de smartphones. Con uso habitual seremos capaces de exprimirlo durante dos días sin demasiados problemas. Seguramente, tanto el Snapdragon 801 como la pantalla HD sean los culpables de ese bajo consumo.

Personalmente estoy acostumbrado a cargar el teléfono todas las noches, pero da una gran tranquilidad saber que durante un día “cañero” no te vas a quedar tirado a media jornada y que, si vas a estar lejos de un cargador, no estarás pensando en él cuando veas bajar el porcentaje de batería.

Además, volvemos a encontrarnos un apartado de Ahorro de Energía dentro de los Ajustes. Allí tenemos el conocido modo STAMINA, que limita las conexiones para alargar la autonomía y si nos vemos apurados y queremos estirarla al máximo está el modo Ultra STAMINA que limita todo el terminal a las funciones básicas, como podría ser el Teléfono, SMS, Cámara, Calendario, Calculadora, etc. En resumen, ya quisieran otros modelos tener esta duración de batería con ese rendimiento general.

Conclusiones

¿Es el Sony Xperia Z3 Compact único en su tipo? Es una cuestión que ya discutimos y casi podría convertirse en una afirmación. Un smartphone muy potente, equilibrado en todas sus facetas y con la batería como uno de sus puntos más fuertes, ¿qué más se le puede pedir?. No hay duda de que se encuentra en el Top del año, sólo hay que ver que vuestra decisión a la hora de escoger al mejor de 2014 fue su hermano mayor, el Z3, pero el resultado podría extenderse a este sin problema.

Sony Xperia Z3 Compact_005

Tamaño compacto con una construcción y materiales de calidad, gran experiencia de uso, rendimiento a la altura de los mejores, batería de escándalo y una cámara que sigue sin ser perfecta, pero que ha mejorado mucho desde la anterior edición. Su precio: 499€, también al nivel de la gama alta.

¿Es único? Yo diría que sí, y es una pena que más fabricantes no se apunten a esta estrategia y sigan aumentando el tamaño de sus modelos a la par que las especificaciones. El Z3 Compact es un telefonazo, eso nadie puede negarlo, pese a sus dimensiones.

notas sony xperia z3 compactFuente: http://www.elandroidelibre.com/2014/10/sony-xperia-z3-compact-analisis-y-experiencia-de-uso.html?utm_content=buffer3e149&utm_medium=social&utm_source=twitter.com&utm_campaign=buffer

Publicado el

ASCII, la historia de un código

ASCII, la historia de un código

Ya que estás aquí prestando atención te habrás dado cuenta de que es gracias al ASCII. Ah, ¿no lo sabías? Bien, porque vamos a contarte la historia y muchas de las curiosidades de una herramienta que todos usamos varias veces a lo largo del día.

ASCII art

Si estás leyendo esto es, entre otras muchas cosas, gracias a la existencia del código ASCII. Este sistema no es otra cosa que una manera de codificar caracteres, letras y símbolos, que puedes entender. Pero no es solo algo imprescindible para el mundo moderno, el código ASCII tiene además una larga historia y cuenta con muchas curiosidades. Hoy os lo contamos.

Como seguramente sabrás, el ordenador (móvil o tablet, que para el caso es lo mismo) emplea el binario para poder trabajar con toda la información que tienes delante: desde el color hasta este mismo texto, sus efectos y cualquier cosa que surja desde el aparato. Este lenguaje es entendible por todos sus circuitos y es un sistema con unos y ceros que tiene que ser «traducido» para que podamos entenderlo los usuarios. En el caso de los caracteres esta herramienta de traducción no es otra que el código ASCII. Podemos usar el lenguaje binario para escribir cualquier cosa si sabemos como codificarlo y puede ser adaptado a cualquier idioma del mundo.

La historia del ASCII

Una de las cosas más curiosas del código ASCII, o American Standard Code for Information Interchange, es su origen. Esta herramienta usada por casi todos los ordenadores del mundo actualmente, tiene sus raíces en la segunda guerra mundial. Allá por 1945 la telegrafía necesitaba de un código estándar para transmitir la información. La compañía Bell desarrolló su propio sistema para poder transmitir mensajes de una manera standard a través del telégrafo. Y menos de veinte años después, en 1963, el Comité Estadounidense de Estándares constituyó el código ASCII oficialmente. En un primer momento solo incluía letras mayúsculas y números; cuatro años más tarde se añadieron las letras minúsculas y algunos caracteres más, formando lo que conocemos como US-ASCII.

En su momento Bell pensó en emplear un código de 6 «bits» es decir, una combinación de 6 ceros y unos (parecida a esta: 001001) derivado de lo que se conocía como Fieldata que a su vez procede de un código más antiguo desarrollado por Baudot. Junto a Baudot, Bell se unió a la Agencia Americana de Estándares (o ASA) y juntos desarrollaron el actual código ASCII. A diferencia del viejo código morse, el nuevo y flamante código de Bell y la ASA era mucho más ordenado, constante y eficiente. Aunque de primeras pudiera parecer menos intuitivo, el código morse tampoco lo era. Desde su publicación, en 1963, el código ASCII ha sido revisado varias veces a lo largo de su vida, añadiendo caracteres y combinaciones de dígitos. En 1967 se incluyeron las letras minúsculas, por ejemplo y la última revisión se hizo en 1986.

Haciendo funcionar el código

El tiempo ha confirmado el gran éxito del código ASCII, como podemos ver en casi todos los ordenadores del mundo. Pero, ¿cómo pasa un lenguaje telegráfico a un ordenador? La verdad es que es un paso natural por una razón obvia. La telegrafía consiste al fin y al cabo en un lenguaje binario (señal y silencio) por lo que adaptarlo al lenguaje «maquina» era algo muy sencillo. Y también muy práctico ya que traducir del binario a un texto legible por un ser humano es una necesidad que solo requiere de un paso simple para cualquier máquina gracias al ASCII.

ASCII

Actualmente, el código ASCII funciona con 7 bits (hace un tiempo lo hacía con 8) formando combinaciones que se traducen en 128 códigos. Estos se convierten en los caracteres que podemos leer y otros códigos llamados «de control». En la imagen anterior podemos ver la carta de códigos US-ASCII presentada en 1968. Los primeros caracteres ASCII tienen como finalidad dar una serie de instrucciones al procesador de texto mientras que el resto de caracteres son los que se pueden imprimir y por tanto también se pueden plasmara en pantalla. Como éste texto. El ordenador solo ha de coger la combinación de cifras y plasmarlo. De hecho, cualquier persona con la tabla de arriba sería capaz de descifrar cualquier texto que llegase a sus manos en binario si este estuviese plasmado en ASCII.

Algunas curiosidades sobre el código ASCII

Para ser un código sencillo de interpretar, el ASCII cuenta con numerosas curiosidades. Se le ha sacado tanto partido que hay gente auténticamente fan de este código y gracias a lo práctico que resulta su uso no han hecho más que crecer y desarrollar nuevas formas de entenderlo.

El primer porno que apareció en la red, fue en ASCII

Mucho antes que el ASCII o incluso que la comunicación entre primates existía el sexo. Por eso cuando apareció el código ASCII a alguien se le ocurrió la brillante idea de tratar de plasmar su deseo sexual en imágenes computerizadas. A través del código, por supuesto. Según dicen las malas lenguas éste fue el primer tipo de porno (también conocido como pr0n) que apareció en internet y constaba de imágenes echas por caracteres donde se podían apreciar cosas… interesantes.

El código ASCII arrastra 32 caracteres obsoletos

Efectivamente, como hemos explicado antes, de los 128 caracteres, los 32 primeros son sin embargo «de control» y son empleados por dispositivos, como las impresoras o procesadores, para controlar el texto. Desde crear líneas nuevas hasta borrar un carácter, estos códigos no son imprimibles y aunque ya están obsoletos todavía funcionan normalmente.

Los números del 0 al 9 tienen siempre una parte prefijada

Esto quiere decir que su código vine siempre prefijado con 0011, que indica que estamos hablando de un número del 0 al 9, seguido del código variable. Por ejemplo 0011 0000 sería el 0 mientras que 0011 0101 equivaldría al 5 y 0011 1001 al 9.

Hay un cinturón de Asteroides nombrado en su honor

De hecho, su nombre es 3568 ASCII, y es un cinturón descubierto por Marguerite Laugier en 1936. Pero su nombre no fue dado hasta su re-descubrimiento por parte de Syuichi Nakano ya en el 2003.

El código ASCII está ordenado alfabéticamente

Por supuesto, esta es una de las características más cómodas del código. Empezando por el espacio (0010 0000) y seguido de caracteres matemáticos y de expresión, continua con los números para llegar a las letras mayúsculas y terminar con las minúsculas. Entre medias podemos encontrar algunos símbolos matemáticos más y el último signo del ASCII equivale a eliminar.

Existe una corriente artística basada en ASCII

Aunque no es tan extendida, la corriente de arte ASCII tiene incluso subculturas dentro de sí misma. Hubo un tiempo en el que incluso existieron concursos de arte ASCII. Actualmente se considera una modalidad minoritaria propia de algunos amantes de las tecnologías quienes incluso la han comparado con el puntillismo. Hoy día se puede convertir fácilmente cualquier imagen a caracteres ASCII.

ASCII Art

Las letras minúsculas y mayúsculas sólo difieren en un bit

De manera que se puede realizar la conversión de un grupo a otro con solo un cambio sencillo. Por ejemplo, mientras que A es 0100 0001, a es 0110 0001. Igualmente, M es 0100 1101 y 0110 1101 etc.

Existen variaciones e imitaciones innumerables

Debido al sesgo que provocaba tener un código «universal» inglés, lo primero que hicieron otras compañías fue diseñar variantes y extensiones de este código. Actualmente muchas solo contienen ligeras variaciones pero existen miles de adaptaciones y añadidos. En ocasiones los usuarios confundimos el código ASCII con otros similares que se salen del código original.

El acento circunflejo es en realidad una flecha

El ASCII publicado en 1963 tenía una flecha apuntando hacia arriba (↑) en lugar del acento circunflejo (^) actual y una flecha apuntando hacia la izquierda en lugar del guión bajo (_). Se modificaron en versiones posteriores por comodidad y para evitar confusiones.

El código ASCII original sigue siendo el más popular

Junto al ISO-8859-1, que apareció como una extensión de éste, ASCII sigue contándose entre el código más utilizado en todo el mundo a pesar de las numerosas variaciones y modificaciones que ha sufrido.

Probablemente ya tiene fecha de caducidad

Como todo lenguaje y código vivo, probablemente muera y caiga en el olvido. Su sustituto sea posiblemente el Unicode y el Conjunto de Caracteres Universal (UCS), los cuales definen un conjunto de caracteres mucho mayor y ya han empezado a reemplazar ISO 8859 y ASCII rápidamente en muchos entornos (aunque siguen imitando los 128 primeros caracteres de ASCII).

Fuente: http://alt1040.com/2014/10/ascii-historia-codigo?utm_content=buffer60a7d

Social Network Widget by Acurax Small Business Website Designers
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On LinkedinVisit Us On Instagram