Publicado el

Dónde está la copia de seguridad de WhatsApp en Google Drive y para qué sirve

Vamos a explicarte dónde encontrar la copia de seguridad de WhatsApp en Google Drive, explicándote también para qué sirven estos datos. En Android, el almacenamiento donde puedes hacer las copias de seguridad de la aplicación es Google Drive, y gracias a ellas puedes restaurar después conversaciones cuando inicies la app en un móvil nuevo, o cuando hayas borrado alguna sin querer.

Pero lo que te vamos a explicar es dónde se queda almacenada esa copia y por qué no puedes verla cuando entras en Google Drive. Es una copia oculta que no vas a poder descargar de ninguna manera para evitar que sea manipulada, por lo que también te explicaremos para qué sirve y qué puedes hacer con ella.

Dónde está la copia de seguridad de WhatsApp

Configuracion

La copia de seguridad de WhatsApp se sube a la carpeta Application Data, que no es accesible para el usuario. Para acceder a ella entra en Google Drive, y tras pulsar el icono de la rueda dentada haz clic sobre la opción Configuración que aparecerá en el pequeño menú emergente que te aparecerá.

Administrar

Se te abrirá una ventana con diferentes opciones de configuración, y donde por defecto entrarás en la configuración general. Sin embargo, aquí no está lo que necesitamos, y lo que tienes que hacer es pulsar en la sección Administrar aplicaciones que verás en la columna que hay en la izquierda en tercer lugar.

Datos Whatsapp

Una vez entres en Administrar aplicaciones verás una lista con todas las apps que están conectadas a Google Drive para sincronizar sus datos. Busca la aplicación WhatsApp en esta lista y habrás dado con dónde se sincronizan los datos. Lo único que podrás hacer con ellos, ya que no son accesibles, es desconectar WhatsApp de Drive para cortar la creación de copias de seguridad.

Para qué sirven los datos y qué pasa si los desconectas

En esta sección en la que has encontrado las copias de seguridad de WhatsApp es donde Google Drive guarda los datos de las apps sincronizadas con tu cuentay que ofrecen sincronización de datos a través de la nube. Por ejemplo, cuando un juego se conecta a Play Juegos para sincronizar con este servicio los datos en la nube, estos datos se almacenan en esta sección de Drive.

Esto quiere decir que cuando recuperes una copia de seguridad de WhatsApp en Android, tanto si has reiniciado la aplicación como si estás utilizándola desde un móvil nuevo, los datos, fotografías y todas las conversaciones que se sincronizarán para que todo esté como lo dejaste la última vez se obtienen de esta copia En Google Drive

Una vez des con el perfil de WhatsApp en Drive, lo único que puedes hacer es desconectar la aplicación pulsando en el botón de Opciones. Cuando lo hagas, habrás desvinculado WhatsApp de tu cuenta de Google, y ya no podrá hacer copias de seguridad. Además, los datos que pudieras tener serán eliminados.

Aviso

Si decides eliminar la copia, la próxima vez que entres en WhatsApp e intentes hacer una copia de tus datos verás un mensaje de error en el que se te avisa de que algo ha fallado, y tendrás que ir a «Ajustes» > «Chats» > «Copia de seguridad»para volver a iniciar sesión con tu cuenta de Google y volver a sincronizar los datos.

Si entras en tu cuenta de WhatsApp desde un móvil nuevo, o desinstalas la aplicación de tu móvil actual cuando tus copias estén desvinculadas o eliminadas de Google Drive, perderás todos tus chats y fotografías y tendrás que volver a empezar desde cero.

Fuente: xataka

Publicado el

Crean una bomba ZIP de 46 MB que se expande a 4,5 Petabytes, inutilizando cualquier PC

Existen muchos tipos de malware, y no es necesario infectar o robar datos para resultar peligroso. Es el caso de las bombas ZIP, ficheros comprimidos con sofisticadas técnicas que al descomprimirlos crecen millones de veces su tamaño. El investigador David Fifield ha creado la bomba ZIP más potente del mundo: un fichero de 46 MB se convierte en otro de 4,5 Petabytes.

Un Petabyte son 1000 Terabytes. Teniendo en cuenta que un disco duro estándar hoy en día ocupa unos 2 TB, estamos hablando de una bomba ZIP que solo pesa 46 MB, pero cuando se descomprime ocupa el equivalente a más de 2.200 discos duros, ocasionando todo tipo de problemas. Desde bloquear el ordenador por saturación a impedir que arranque, provocar errores por temperatura, etc.

Lo más interesante, a nivel técnico, es que esta bomba ZIP no utiliza la recursividad para expandirse miles de veces su tamaño, sino una técnica diferente que consiste en superponer ficheros unos encima de otros. Por eso es más difícil de detectar por los antivirus.

Un fichero ZIP es un archivo comprimido, es decir, ocupa menos que el original, mediante distintas técnicas que eliminan las redundancias. Por ejemplo si el archivo contiene 1000 ceros seguidos, se pueden sustituir por el número 0 y las veces que se repite (1000), y se comprimen esos 1000 ceros a solo 4 números.

Con un algoritmo de compresión estándar se pueden comprimir datos, de media, entre 0,5 y 20 veces su tamaño, según lo que contenga. Pero personalizando este algoritmo y usando una serie de trucos, es posible construir una bomba ZIP que comprime los datos millones de veces. Cuando alguien descomprime ese fichero (que puede llamarse como una famosa película o un nombre sugerente para que la víctima pique), empieza a llenar el disco duro, provocando todo tipo de problemas.

Normalmente las bombas ZIP utilizan la recursividad, es decir, bucles que se van generando unos dentro de otros, volviendo al punto de partida para crear un ciclo infinito. Pero esta bomba ZIP, la más grande que se ha creado nunca, no usa la recursividad, así que es más difícil de detectar por los antivirus.

El investigador David Fifield explica en su blog cómo ha creado esta bomba ZIP, usando el solapamiento de ficheros: muchas cabeceras de los directorios que controlan los ficheros comprimidos, apuntan a un único fichero, cuyo contenido es el propio kernel. Esto permite comprimir muchos datos en poco espacio, hasta conseguir que una bomba ZIP de solo 46 MB, se descomprima para ocupar 4,5 Petabytes.

Describiendo cómo funciona, Fifield pretende que los antivirus aprendan a identificar este tipo de trucos, para que los detecten cuándo los usen los ciberdelincuentes.

Fuente: computerhoy