Por qué no debes tirar las bolsitas de gel de sílice #curiosidades #tecnologia

Las cajas de muchos de los productos que compramos, como los dispositivos electrónicos o los zapatos, vienen acompañadas de bolsitas de gel de sílice o bolsas desecantes, que son unos sobrecitos llenos de pequeñas bolas. Aunque no solemos hacerles mucho caso y lo más habitual es que terminen en la basura, lo cierto es que pueden ser de gran utilidad. En este artículo te vamos a contar los motivos para no tirar las bolsas de gel de sílice para que la próxima vez que se crucen en tu camino te lo pienses dos veces antes de deshacerte de ellas.

La función que tienen estos pequeños sobres no es otra que la de mantener la humedad lejos de los productos que contienen las cajas. Las bolitas que se encuentran en el interior de las bolsas están hechas de dióxido de silicio, un material poroso que tiene la capacidad de absorber con rapidez la humedad de su entorno. Es el mismo compuesto que se utiliza en algunos tipos de arena para gatos artificial en formato de cristal.

Gracias a esta cualidad, las perlas de gel de sílice pueden ayudarte cuando necesites eliminar la humedad. A continuación te dejamos algunos usos que puedes darle:

  • Secar un móvil mojado. Si has tenido la mala suerte de que se te caiga el smartphone al agua, el gel de sílice es tu gran aliado para eliminar la humedad, mejor incluso que el arroz. Lo único que tienes que hacer es introducir el terminal en un recipiente lleno de estas bolitas y esperar a que hagan su trabajo.
  • Desempañar el parabrisas. Uno de los mejores trucos para desempañar los cristales del coche consiste en colocar las bolsitas desecantes en el salpicadero, el cuadro de mandos y bajo los asientos.
  • Alargar la vida de la maquinilla de afeitar. La humedad es una gran enemiga de las cuchillas de afeitar. Introduce tu afeitadora en un recipiente con bolsas de sílice para mantenerlas afiladas durante más tiempo.
  • Protege tus fotos antiguas. Lamentablemente, el paso del tiempo hace mella en las fotos impresas antiguas. Para protegerlas de la humedad, introduce algunas bolsas de sílice dentro de la caja o el cajón en el que las guardes para mantenerlas lejos de la humedad.

Fuente: Computer Hoy