Cómo crear contraseñas seguras, únicas y fáciles de memorizar (sin que te vuelvas loco) #curiosidades #tecnologia #seguridad

«Malditas contraseñas». Reconócelo: este es tu primer pensamiento cuando quieres entrar en una web en la que hace bastante que no lo haces y ya se te ha olvidado la clave de acceso. Son muchas las ocasiones en las que las contraseñas parecen convertirse en nuestras enemigas pero, sin embargo, no es así.

Si bien es verdad que cada vez estamos registrados en más sitios web, las claves de acceso son un pilar básico para navegar seguros en la Red. Pero si eres de esos usuarios registrados en mil sitios y que siempre se lía con las claves con las que te registras, te contamos los trucos que Kaspersky Lab ofrecen para disponer de contraseñas seguras, únicas y fáciles de memorizar.

La empresa especializada en seguridad informática recuerda que cambiar ligeramente la contraseña no es buena idea (por ejemplo, Batman2018 – Batman2019). «Si creamos contraseñas sencillas que es poco probable que olvidemos, el riesgo de que un ciberatacante las descifre es muy elevado», recuerdan los expertos. «Sin embargo -continúan-, si creamos una contraseña más compleja, es probable que la olvidemos y que, al final, nos conformemos con tan solo una o dos y las reutilicemos en múltiples sitios», lo cual tampoco es buena idea.

Los expertos recuerdan que «la mayor debilidad de las contraseñas es su reutilización» por lo que hay que «tener claves únicas para cada servicio»:

1. Crea una «cadena estática»: es decir, una parte de la clave que no cambia.

2. Puedes ayudarte de una frase, letras de canciones, citas de una película… lo que sea con tal de que te sea fácil de memorizar. Por ejemplo: «La chica de ayer».

3. Coge la primera letra de las tres o cinco primeras palabras (LCDA)

4. Entre cada letra, añade una carácter especial: (L+C*D@A.)

5. A partir de este momento, serás capaz de hacer que todas tus contraseñas sean únicas gracias a esta cadena.

6. Puede mejorar las claves gracias a la fuerza de la asociación. Cuando pensemos en las cuentas online para las que necesitamos una contraseña (Facebook, Twitter, apps para ligar, juegos, etc.), puedes anotar cada una de las primeras palabras que asociemos con ese sitio. Por ejemplo, si estamos creando una contraseña para Facebook, podemos asociar a Facebook con el color azul del logotipo. Entonces, dicha palabra (en mayúscula, minúscula o mejor, combinada) al final de la cadena estática (L+C*D@A.Azul).

Fuente: abc.es