Aunque este año nos limito abrazos, los besos, los viajes… y muchas cosas más… Nos ha enseñado a valorar mucho más las que tenemos, Nos ha enseñado a valorar lo que realmente importa, entre ellos, estar vivos es el regalo más bonito y compartir los momentos con los que realmente nos importan